Ambientador natural de espliego

Desde hace unos años en verano me gusta hacer estos ambientadores naturales, para lo cual cuento siempre con la ayuda de mi marido que me siega el espliego y por la noche tomando el fresco cuando estamos de vacaciones los realizamos, son muy fáciles.

NECESITAMOS:

Un manojo de espliego (lavanda).

Un cuchillo.

Cuerda bastante fuerte.

Una vez tengamos el espliego debemos quitar las posibles ramitas que salgan a los lados y quedarnos sólo con el tallo central, el más fuerte, y poner toda la parte florida a la misma altura.

Cuando tengamos el manojo del grosor que queramos y toda la flor a la misma altura, justo debajo de la flor atamos el manojo bastante fuerte, después cojemos el manojo al revés (las flores hacia abajo), nos quedarán los tallos hacia arriba, buenos pues cojemos los tallos y los vamos bajando uno a uno y los vamos situando uno al lado del otro, de  manera que con los tallos tapamos la parte florida del ramo como indica la foto.

Debemos tener la precaución de no hacer el ramo muy finito, por que si lo hacemos muy fino no tapará las flores.

Cuando tengamos tapadas las flores con los tallos lo atamos bastante fuerte y le cortamos lo que sobra.

En ese momento ya podemos colocar nuestro ambientador en el armario o en el cajón ¡HUELE DE MARAVILLA!

Escrito por Aliena | 5 de Agosto de 2009 con 3 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Comentarios

  1. embat - 6 de Agosto de 2009 | 16:02

    Me han encantado tus ambientadores, son muy originales además de naturales.
    Saludos

  2. Aliena - 6 de Agosto de 2009 | 16:55

    Gracias por tu comentario y tu visita Maria. Te prometo uno la próxima vez que nos veamos.
    Un beso.

  3. adela - 5 de Septiembre de 2010 | 21:47

    Hace años me regalaron uno y siempre quise hacerlo yo.
    Ahora ya no tengo escusa.
    Me gusta el aroma de lavanda en los armarios.
    Te han quedado preciosos.
    Un abrazo

Deja una respuesta